domingo, 24 de abril de 2011

Soy tan extremadamente rara que me dan miedo las películas de terror.

¿Quieres que te confiese un secreto? Que te piten los oídos no significa que hablen mal de ti. Que tu madre vea programas de cocina no significa que te vaya a hacer la comida más espectacular del mundo. Que tu padre te diga que estás divertida cuando le preguntas cómo te queda la ropa no quiere decir que estés guapa. Que te propongas un reto no implica que vayas a conseguirlo. Que bebas no va a quitarte tus problemas. Que el pantalón de tu amiga no te valga no significa que hayas engordado. Que tu hermano te grite fea no quiere decir que lo seas. Que te diga al oído que te quiere... no siempre implica que se haya enamorado.




Justo cuando ya vuelvo a ser feliz y consigo sacarte de mi cabeza... vas tú, sonríes, y lo jodes todo

No hay comentarios: